Es un cuadro crónico caracterizado por una interpretación delirante del entorno que a diferencia de la esquizofrenia no evoluciona hacia un deterioro cognitivo.

Es Freud quien incluye en la paranoia no solo el delirio de persecución sino también:

  • El delirio erotomaníaco: creencia ilusoria de que alguien de un estatus social superior está enamorado de uno.
  • El delirio celotípico: creencia de que el compañero sexual del individuo le está siendo infiel.
  • El delirio de grandeza (megalomanía): fantasías delirantes de poder, relevancia, omnipotencia.

Además, este cuadro se caracteriza por una marcada rigidez en el pensamiento; una certeza de que los acontecimientos delirantes tienen anclaje en la realidad lo que lleva al aislamiento y a la pérdida de habilidades sociales.

En Lateral contamos con un Grupo de Día especializado cuyo objetivo es la contención del paciente y la reducción de la sintomatología paranoica para una integración social adecuada. La labor terapéutica se basa principalmente en la adhesión al tratamiento y la conciencia de enfermedad.