En ocasiones el niño o adolescente puede presentar conductas que provocan impotencia y sensación de falta de control en los padres. Estas conductas se caracterizan por: agresividad, enfado, irritabilidad, discusiones y actitudes vengativas con una o varias personas del entorno familiar y escolar. Esto dificulta la convivencia y el normal funcionamiento familiar y social, además de poder ocasionar conflictos con la ley.

En Lateral el tratamiento es holístico ya que no sólo el paciente recibe psicoterapia sino que el encuadre posibilita un apoyo a la familia.